presentation.comun.buscadores.busquedaAvanzada


Seguridad y Salud en el Trabajo

Año 2006 (37-40). NIPO 211-06-048-X

Editorial

La lucha contra la siniestralidad laboral debe proseguir con firmeza

Portada número 37 de la revista Seguridad y Salud en el Trabajo 2006

Portada número 37 de la revista Seguridad y Salud en el Trabajo 2006

Se cumplen diez años del inicio de la aplicación de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales. En este período, los poderes públicos, los agentes políticos y sociales y, en general, toda la sociedad española ha dedicado una creciente atención a los problemas que afectan a la seguridad y salud en el trabajo. Aunque todavía queda mucho por hacer, es innegable que se han producido avances importantes en la situación de la prevención de riesgos en el trabajo y hoy puede decirse que todos somos más conscientes de lo imprescindible que resulta proteger eficazmente la vida y la salud de nuestros trabajadores.

Sin embargo, la lucha que se libra contra la siniestralidad laboral debe proseguir con firmeza. En ese sentido, el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, ha expresado en numerosas ocasiones la voluntad del Gobierno de la Nación de emprender todas la medidas necesarias para poner coto a esta verdadera lacra social. Por eso, en abril de 2004 el Consejo de Ministros dio el visto bueno a un ambicioso Plan de Actuaciones para la mejora de la Seguridad y Salud en el Trabajo que, además de plantear el desarrollo de una estrategia española, contemplaba acciones como el fortalecimiento de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social con más medios humanos y materiales, la habilitación de los técnicos de las Comunidades Autónoma para colaborar en las tareas preventivas o el refuerzo de la estructura del INSHT como órgano de referencia estatal en esta materia.

En esa misma línea, la Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo acordó en noviembre pasado la adopción de un Plan de Acciones Prioritarias de carácter urgente a ejecutar por las distintas administraciones públicas. Las medidas aprobadas ponen el acento en el perfeccionamiento de los mecanismos de control y de inspección, en el fomento de una mayor cultura preventiva y en la investigación más rigurosa de las causas que concurren en los accidentes más graves con más medios humanos y materiales.

En todo caso, estas acciones de carácter urgente se incardinan en una visión a más largo plazo de lo que debe integrar una política coherente en esta materia, de una Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo, cuya elaboración continúa a buen ritmo, que establezca un marco general de la política de prevención a corto, medio y largo plazo, y que dé coherencia y racionalidad a las actuaciones desarrolladas por todos los actores implicados.

En definitiva, no hay duda de que se camina en la dirección correcta. Aunque los últimos datos no sean todo lo buenos que cabría esperar, no debe caerse en la desesperanza. La eficacia de las medidas adoptadas debe evaluarse a medio plazo; es pronto todavía para analizar el impacto de las más recientes.

No obstante, los datos reflejan que la tendencia hacia la reducción de los accidentes de trabajo, que venía produciéndose en los últimos años, no se ha detenido: los índices de incidencia han registrado en 2005 una leve disminución, más apreciable en la accidentalidad grave. Las jornadas conmemorativas del décimo aniversario de la Ley de Prevención que se han celebrado en el INSHT seguro que contribuyen a aportar nuevas iniciativas en esta batalla que nunca debemos dar por perdida.



XHTML 1.0 Transitional válidoCSS válidoIcono de conformidad con el Nivel Doble-Ade las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI

presentation.comun.pieINSHT.copyright